Kangas 2 Pablo 1

La Kangas Mountain, es una carrera muy bonita y exigente, que se celebra en la preciosa ciudad de Cangas de Onís (Asturias), situada a escasos kilómetros del Santuario de Covadonga.

Con Paula Botas antes de salir.

Hace tres años tuve la oportunidad de participar en una quedada, que transcurría por los bellos lugares donde transcurre la carrera y no pude terminarla por problemas físicos, pero quede enamorado de su recorrido y dureza a la vez. Por lo que el siguiente año volví con muchas ganas a acabarla, pero esta vez la prueba.

Fue un éxito, encontrándome genial desde el minuto uno y quitándome una espina que tenía clavada, hacíamos empatado a 1-1.

Este año volví a apuntarme, de nuevo con ganas de disfrutar y pasarlo bien, aunque sabes que vas a sufrir, pero las cosas no salieron como uno pensaba.

Para empezar, la semana previa tuve un virus estomacal, que me hizo estar parado durante la misma, parecía que había remitido, pero la noche anterior a la prueba tuve fiebre alta y me encontraba muy decaido.

Llegando a Cangas. Foto: Pedro Pablo Heres

Aún así a las 6:15 puse el despertador y aunque renqueante y pensando que iba a hacer puse rumbo a Cangas.

Durante el viaje, iba dándome ánimos a mí mismo y entre escalofrío y escalofrío pasábamos el tiempo. Llegue sobre las 8, aparqué en frente del polideportivo y fui a recoger el dorsal y las camisetas de mis compañeros de Déjame que no pudieron asistir. En ese tiempo pude saludar a Paula Botas, Carmina, algún fotógrafo como Gilber y a uno de los organizadores de la prueba mi amigo Anton.

Volvimos al coche y parecía que me encontraba un poco mejor, tenía mejor cuerpo y después de saludar a Somoano, Angie y Luisma, tomé la salida junto con Pauli.

Atravesando el Puente Romano. Foto: Mv foto

Al principio iba todo bien, primera subida y con fuerzas y la bajada bastante mejor de lo que pensaba, pero llegando a Cangas fue como si me hubieran quitado la batería. Estaba débil, muy débil y consecuencia de ello me caí, haciéndome mucho daño en la mano.

Como no soy de los que se rinde intenté seguir, pero sin apenas fuerzas y volví a caerme, ni subía, ni bajaba, nada de nada y la cabeza me decía sigue pero el cuerpo no respondía.

Al final en el kilómetro quince, aprovechando que hay una senda que te vuelve a llevar a la salida lo dejé. Quedaban aún las dos subidas más duras, mi mano me ardía y no quería hacerme más daño, tanto físico, como psicológico.

Volví caminando unos 3 km, que me parecieron 10 con frío a pesar de que no lo hacía.

Iniciando la primera subida. Foto: Alba Lopez Somoano

Llegue al coche y sin ni siquiera ducharme puse tumbó a Gijón dolorido y apesadumbrado, cambiando hasta las marchas con la mano izquierda.

Comi y directamente para la cama y con gastroenteritis hasta hace un par de días.

Gajes del oficio Kangas 2 Pablo 1, el próximo año volveremos para poner tablas en el marcador.

Muchas gracias a todos mis compañeros y amigos, a la organización de 10 como siempre, fotógrafos, voluntarios, por todo ese curro, tenéis una carrera preciosa a la cual volveré a enfrentarme siempre que pueda.

Nos vemos en la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s